¿Cómo hacer una buena revisión bibliográfica?

¿Cómo hacer una revisión bibliográfica?

La búsqueda bibliográfica para la tesis o disertación profesional, debe realizarse de manera metódica para que sea efectiva y con un buen conocimiento. De hecho, debe hacerse una “revisión de la literatura”, es decir, un estado del arte sobre lo que se ha escrito sobre un tema determinado. Para ello, es muy útil conocer los recursos clave que dan acceso a artículos académicos, la prensa profesional.

Pero una cosa a la vez. Estás iniciando tu investigación: ¿cuáles son los pasos clave a seguir para no perderte en el camino?

Pasos clave a seguir

Define el tema de tu tesis/disertación

Empecemos por saber ¿qué es una introducción?, a partir de tu tema de partida, se trata de identificar con precisión tu problema, en conexión con tu director de tesis/disertación.

El método de interrogación (¿Qué?, ¿Quién?, ¿Dónde?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Por qué?), te permitirá explorar todas las dimensiones a abordar para lograrlo.

Define las palabras clave apropiadas

Piensa con antelación en los términos que utilizarás para consultar los diferentes recursos en función de los diferentes conceptos que hayas presentado. No te quedes en la primera palabra clave que te venga a la cabeza, sino que trata de identificar sinónimos, términos más genéricos o, por el contrario, más específicos. Objetivo: recuperarte si tus primeras búsquedas no arrojan los resultados esperados.

Ejemplo: sobre el tema de marketing digital, también puedes buscar con marketing digital, marketing online, y en inglés marketing en internet, marketing digital.

Definir el tipo de información a buscar

Como parte de la revisión de la literatura, puedes encontrar análisis teóricos sobre un tema de gestión, o ejemplos de aplicación en los negocios (benchmark). Pero también puedes necesitar datos estadísticos, datos de mercado, información financiera o datos legales.

 

 

Consulta recursos adecuados

Según lo que hayas definido en el paso anterior, identificarás los recursos que mejor pueden satisfacer tus necesidades. Tu comprobación de la literatura se enfocará en libros, por supuesto, pero también en artículos «académicos» (investigación) y profesionales.

Evaluar los resultados

Siempre debes preguntarte si los documentos que obtienes son válidos desde dos puntos de vista:

  • Su fiabilidad: ¿qué valor tiene? ¿El autor es legítimo y reconocido? ¿Cuál es su propósito? (¿más bien una presentación del tipo estado del conocimiento, o un artículo de opinión, por ejemplo?) ¿Está fichado el documento?
  • Su relevancia: incluso si un documento es confiable y de alta calidad, ¿es de tu interés? ¿Encuentra su lugar en lo que quieres demostrar?

Al fin y al cabo, estas son, en realidad, algunas preguntas de sentido común que debes hacerte. Presta especial atención a lo que puedes encontrar en Internet, donde lo peor se codea con lo mejor. En particular, observa la fuente de los sitios que utilizas. Además, trata de no recopilar más documentos de los que puedes usar, especialmente si se trata de un tema que está ampliamente cubierto en la literatura: ¡sé realista al evaluar la carga de trabajo!

Explota los resultados

Durante tu investigación, recopilarás una cantidad considerable de documentos. ¡Recuerda capitalizarlos a medida que avanzas para no sentirte abrumado por una gran cantidad de información que no podrás usar! Asigna nombres de archivo explícitos a los documentos, artículos u otros que descargues, y clasifícalos en carpetas, por ejemplo, por tema, en tu ordenador. También es de tu interés recopilar estos documentos en un archivo (Excel) en el que anotarás las referencias del documento (título, fuente, fecha, nombre del archivo descargado, interés). ¡Este enfoque te ahorrará tiempo al final en la explotación de tus fuentes, pero también en el formateo de tu bibliografía!

 

 

 

Información de devolución

Este es el trabajo de escribir tu tesis o disertación, que organizarás de acuerdo con un plan coherente. Durante tu redacción, utilizarás las referencias bibliográficas que hayas seleccionado, y que no olvidarás citar. Aquí también entra la elaboración de la bibliografía que presentarás al final del trabajo.

Por supuesto, esta presentación es esquemática: el paso de inicio a fin es posible entre estas etapas. Ejemplo: muchas veces sucede que, dependiendo de los documentos encontrados, amplías tu lista de palabras clave, o, incluso, que adaptas el tema de tu tesis o disertación.

Al final de tu disertación, debes escribir la bibliografía. Esta parte reúne las referencias de los documentos que empleaste en tu trabajo de investigación. Debes permitir la identificación y localización de documentos.

Referencia bibliográfica

Una referencia bibliográfica varía según el tipo (libro, artículo, sitio web), y el medio (papel, digital) del documento al que se refiere, se compone de los elementos esenciales (autor, título, edición, etc.) para una correcta narración, que debe respetar un orden específico y presentarse de manera uniforme (tamaño de los caracteres, fuente). Para encontrar los elementos de una referencia bibliográfica, las principales fuentes son el título y las portadas de los documentos.

 

En conclusión, no es difícil llevar a cabo las referencias bibliográficas, solo es indispensable tener en cuenta que se tiene que documentar e identificar las fuentes de donde extraes toda la información. De igual manera, si no te aclaras o no tienes suficiente tiempo para hacerlo, ¡contáctanos!

Política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies Al seguir utilizando este sitio, aceptas nuestro uso de cookies.

Abrir chat